¿Por qué no debes consumir alcohol en el embarazo?

 

¿Cuántas veces has escuchado que las mujeres embarazadas no deben consumir bebidas alcohólicas? Solemos escuchar esta advertencia y hasta vemos avisos en lugares que venden bebidas alcohólicas. ¿Hay una cantidad de alcohol que se considere segura en esta población? ¿Sabes cuáles son los problemas que el consumo de alcohol puede causar en el feto? ¿No? Te explico para que tengas conocimiento.

La Clínica Mayo indica que no hay una cantidad de alcohol que se considere segura para una mujer embarazada. Tampoco hay una etapa del embarazo en que sea más seguro consumir alcohol, esto incluyendo las primeras semanas de gestación. El ignorar esta advertencia puede causar daños cerebrales y de crecimiento conocido como “Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal” (TEAF). Los afectados presentan problemas de salud, conducta y aprendizaje. La severidad de los síntomas que presente cada niño va a variar.

Existen distintos tipos de TEAF siendo el síndrome alcohólico fetal (SAF) el trastorno más serio. Entre los rasgos físicos que se presentan se encuentran los ojos pequeños y separados, piel lisa en donde debería estar el surco entre la nariz y el labio, cabeza pequeña, labio superior fino y estatura por debajo del promedio. Los niños que tengan daños cerebrales pueden tener problemas de memoria, atención y coordinación. También puede haber problemas para razonar y por consiguiente incapacidad para determinar las consecuencias de las cosas que hacen. Además, los problemas de conducta dificultan que puedan tener un buen desempeño en la escuela a la vez que tienen problemas para relacionarse con otros niños.

No hay una prueba o examen que ayude a diagnosticar a un niño con TEAF. Por lo tanto, el médico se basará en el conjunto de síntomas y en el hecho de que la madre haya consumido alcohol durante su embarazo para poder hacer un diagnóstico.

Al igual que no hay una prueba diagnóstica, tampoco hay una cura para estos trastornos. Dependiendo de los síntomas que presente el niño, se pueden usar ciertos medicamentos en conjunto con terapias de conducta y aprendizaje. Por lo tanto, es de suma importancia que, si estás buscando quedar embarazada no bebas alcohol en ningún momento. Además, recuerda que debes evitarlo en todo momento del embarazo.

Los CDC indican que hay unos “factores de protección” que pueden ayudar a que los niños que tengan estos trastornos puedan desarrollar su máximo potencial.

  • El diagnóstico antes de cumplir los 6 años.
  • Un hogar estable, lleno de cariño y enriquecedor durante los años escolares.
  • Un ambiente sin violencia.
  • Acceso a educación especial y servicios sociales.

Si crees tener o conocer a un niño que puede tener estos trastornos, no dudes en buscar ayuda. Escríbeme a estureceta@gmail.com con tus dudas y recomendaciones.