¿Quién no debe vacunarse?

 

Desde que comencé a escribir esta columna, todos los años toco el tema de la vacunación. Y es que es un tema importante, pero a la vez crea mucha controversia. En otras ocasiones me he enfocado en educar sobre la importancia de vacunarse.

Sin embargo, en esta ocasión voy a enfocarme en las personas que no deben vacunarse y lo importante que es la inmunidad comunitaria para estos pacientes.

Como regla general, si una persona ha presentado una reacción alérgica severa a cierta vacuna, no debe volver a administrársela.

En una reacción alérgica severa se afectan las vías respiratorias dificultando la respiración del paciente, puede aparecer irritación intestinal, de la piel y alteración del ritmo cardiaco. Si un paciente experimenta una reacción alérgica de este tipo y no recibe atención médica, las vías respiratorias pueden obstruirse por completo y podría causar la muerte.

Ahora bien, aun cuando no hayan experimentado una reacción alérgica severa, hay personas que por ciertas condiciones y situaciones especiales no deben vacunarse.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades hace las siguientes recomendaciones:

* Personas con el sistema inmunológico deprimido no deben recibir vacunas de virus vivo atenuado. En este grupo se encuentran los pacientes que reciben quimioterapia, los que están en terapia inmunosupresora, con inmunodeficiencia congénita y pacientes con VIH. Ejemplos de las vacunas que no deben recibir son MMR, ZVL (es una de las vacunas contra la culebrilla) y varicela.

* Mujeres embarazadas no deben recibir vacunas con virus atenuado. Entre las vacunas que no deben recibir se encuentran la HPV, ZVL (es una de las vacunas contra la culebrilla), LAIV (vacuna intranasal contra influenza), MMR y varicela.

* Pacientes con hipersensibilidad a la levadura no deben administrarse la vacuna de Hepatitis B.

Hay situaciones que pueden ser un impedimento temporero para la administración de una vacuna, pero eso no significa que luego el paciente no pueda vacunarse. Algunos ejemplos: 

* Haber presentado el Síndrome de Guillain-Barré hasta seis semanas luego de recibir una de las siguientes vacunas DT, Td, DTaP, IIV, LAIV.

* Enfermedad aguda (pasajera) que esté causando síntomas moderados a severos.

* Niños y jóvenes de entre los 2 a 17 años que estén tomando aspirina o salicilato como el ibuprofen o naproxen no deben administrarse LAIV (vacuna intranasal contra influenza).

* Pacientes con alergias al huevo deben notificarlo ya que debe mantenerse en observación luego de administrarse la vacuna contra la influenza.

Debido a que hay personas que no pueden vacunarse y no van a tener protección contra muchas enfermedades, es de suma importancia la inmunidad comunitaria. De esta forma, mantenemos al margen enfermedades prevenibles y no ponemos en riesgo a las personas que tienen su salud comprometida.

Si tienes alguna duda, puedes escribirme a estureceta@gmail.com.