Remodelan vivienda a familia que se le quemó la casa en explosión de gas

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

Rebecca Rosado Rodríguez, quien perdió todo lo que tenía su casa con una explosión de gas que cobró la vida de su esposo, el también agente de la Policía, Edgard Maisonet, recibió hoy la vivienda remodelada con ayuda de sus compañeros policías, un grupo de buenos samaritanos y la administración municipal de Villalba y Juana Díaz. 

En el siniestro, ocurrido el pasado 1 de septiembre, el matrimonio Maisonet Rosado resultó con quemaduras en diferentes partes del cuerpo. Maisonet murió días después. 

“Estoy más que agradecida de todos porque yo no me esperaba una casa tan hermosa. Estoy emocionada porque vi como quedó mi hogar luego de la explosión y llegar hoy aquí y ver que hermosa quedó, tengo que llorar y expresar que Dios es maravilloso y se dejó ver por medio de mis compañeros y compañeras”, expresó Rosado Rodríguez a su regreso a la vivienda. 

El alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández Ortiz, exhortó a la joven a seguir luchando y buscando la tranquilidad en medio del dolor. Asimismo, se puso a la disposición de Rosado Rodríguez y de sus hijos para cualquier ayuda que necesiten para su hogar.

De otro lado, el Comisionado de la Policía, Henry Escalera, agradeció a los que pusieron su granito de arena para que Rosado Rodríguez y sus hijos pudieran disfrutar de su hogar.

“Muchos fueron los que pusieron sus manos, su tiempo, su dedicación y esfuerzo, para que estos seres humanos hoy vuelvan a tener un hogar digno y representativo de una familia unida y favorecida. Aquí se demostró el verdadero espíritu del puertorriqueño, que es darle la mano y la ayuda al que está en sufrimiento, al que está en necesidad», indicó.

Una vez se conoció la tragedia, compañeros policías del matrimonio unieron esfuerzos junto al municipio de Villalba, de Juana Diaz y de la Policía municipal para rehabilitar la vivienda.

Las mejoras incluyeron la rehabilitación del cuarto dormitorio, los cuartos de los hijos del matrimonio (una niña y tres varones), la sala y el comedor. También le entregaron enseres e instalaron un acondicionador de aire.