¿Sabes lo que es el pie diabético?

Por Jeannette Pérez Pierantoni, PharmD

Por las pasadas tres semanas, he presentado distintos temas relacionados a la diabetes. Hoy quisiera cerrar esta serie hablando sobre un tema que muchas veces no se atiende adecuadamente. Me refiero al pie diabético. Te pregunto a ti paciente diabético o a familiares cercanos, al ser diagnosticado con diabetes: ¿Te orientaron sobre el pie diabético y los cuidados que debías tener?

En las personas diabéticas, el tener los niveles de glucosa altos durante mucho tiempo, puede llevar a que haya poca circulación y a que se afecten los nervios (neuropatías) de los pies. Esta situación se torna peligrosa cuando evalúas las complicaciones que esto puede traer. Entre esas complicaciones están las infecciones, úlceras, fracturas, gangrena y amputaciones.

De por sí, las neuropatías son incómodas ya que el paciente siente hormigueos o calambres en sus piernas y pies. Sin embargo, a pesar de esa neuropatía, el paciente puede perder la sensibilidad en sus pies. Aquí el problema es que puedes ponerte tus zapatos, salir a caminar y nunca sentiste que había algo que se te había enterrado en el pie. Esto, definitivamente puede conducir a una infección en el área y si no es atendida a tiempo, la infección se puede complicar llevando a gangrena o amputaciones.

Tengo que mencionar que la piel de las personas diabéticas también puede presentar cambios. El más notable es la resequedad. Esta puede causar que la piel se cuartee y se abra. Nuevamente, aquí se pueden presentar infecciones y otras complicaciones.

¿Qué es lo que se recomienda para evitar estos problemas? Comienzo por mencionar que lo primordial es trabajar para mantener los niveles de glucosa bajo control. Con esto en mente, debes hacer otras cosas diariamente para evitar problemas futuros.

1.Mantén la buena higiene de tus pies. Utiliza jabones suaves para evitar que la piel se reseque más. Seca tus pues por completo para evitar problemas de hongo.

2.Desarrolla la costumbre de observar e inspeccionar tus pies diariamente. Identifica cualquier cambio de color en la piel, heridas o ampollas que deban ser atendidas.

3.Utiliza cremas humectantes para diabéticos. Esto ayudará a mantener la piel suave y evitar que se abra.

4.Mantén las uñas cortas para evitar que se entierren. Si no puedes alcanzar tus pies, visita a un podiatra que sabrá hacerlo correctamente.

5.Si tienes callos, suavízalos suavemente, pero sin utilizar navajas o utensilios de metal ya que podría causarte una herida.

6.Utiliza zapatos cómodos. Evita los que te aprieten ya que evitan aún más el flujo de sangre que de por sí está afectado.

7.Utiliza medias blancas. De esta  manera podrás notar si hay manchas de sangre o de cualquier fluido. Así podrás detectar heridas que quizás no habías logrado ver.

En caso de que notes cualquier problema en tus pies, por pequeño que sea, visita a tu médico. Recuerda que mientras más rápido te atiendas, más posibilidades habrá de que te recuperes y evitarás las temidas complicaciones.

Recuerda que toda duda, sugerencia o tema que te interese que sea discutido, puedes escribir a estureceta@gmail.com.

Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.