Temen vandalismo en escuelas cerradas

Por Angelique Fragoso Quiñones

angelique.fragoso@esnoticiapr.com

 

Una de las mayores preocupaciones de las comunidades con escuelas que quedaron en desuso hace poco más de un mes es que esos planteles terminen vandalizados como fue el caso de la elemental José Julián Acosta, en el barrio La Cantera, en Ponce, cerrada en el 2014.

“Yo vine para junio y cada día se llevan más cosas; se están llevando los zincs del techo que es lo que queda de valor”, denunció Israel Collazo Torres, líder comunitario del Nuevo Mameyes, quien teme que la escuela Juan Morel Campos II, cerrada en mayo pasado, corra la misma suerte.

Alfonso Orona, asesor legal de la Fortaleza, explicó a Es Noticia que de las 179 escuelas -27 de ellas en la región sur- que cerraron en mayo pasado, varias permanecerán en desuso hasta que se establezca el Reglamento que regirá la evaluación de las propuestas presentadas por entidades -con o sin fines de lucro- interesadas en ellas.

 

Reciben decenas de propuestas 

A semanas de que inicie el nuevo curso escolar 2017-18, pautado para el 14 de agosto, no se ha decidido el futuro de la inmensa mayoría de las escuelas que fueron cerradas en mayo pasado.

Orona señaló que el proceso de evaluación de propuestas iniciará una vez este conformado el Subcomité Interangencial para el Traspaso de Planteles Escolares en Desuso, de acuerdo a lo estipulado por el gobernador Ricardo Rosselló en la Orden Ejecutiva 2017-32.

“Hemos recibido sobre 150 propuestas para esas escuelas que las estará evaluando ese comité que, a su vez, va a hacer una recomendación al comité de la Ley 26 y en las próximas semanas nosotros esperamos que el proceso comience; se está evaluando para que pueda comenzar lo antes posible”, señaló.

El asesor legal de Fortaleza aclaró que “el Reglamento para el traspaso de bienes inmuebles se firmó por vía de emergencia el 6 de julio del 2017, ese reglamento está, lo que pasa es que el reglamento del subcomité para evaluar las propuestas de las escuelas es un reglamento interno, porque quien hace la determinación final es el comité compuesto por la Ley 26; lo que hace el subcomité es recomendar”.

 

Planteles destruidos tras el desuso 

El líder comunitario Collazo Torres entiende que el cierre de las escuelas no se ha trabajado de manera ordenada y organizada, lo que ha provocado que muchas de ellas queden en desuso, cuando pudieron haber sido ocupadas por entidades sin fines de lucro que habían presentado propuestas.

Este es el caso del médico Juan Panelli, quien solicitó en el 2014 – tras su cierre- la estructura de la escuela José Julián Acosta, de la comunidad Cantera, en Ponce, para ser utilizada por el Proyecto Amor que Sana que se dedica a dar servicios a personas sin hogar y mujeres maltratadas.

“Nos la cedió el Departamento de Educación, se habló de una renta de $1,500 mensuales, pero yo sabía que podían dar las escuelas por un peso (pago nominal), entonces me dijeron que se tenía que ceder la escuela al municipio de Ponce y entonces si podía hacer eso, pero para cuando se pasó al Municipio, la escuela ya estaba vandalizada”, testificó Panelli.

Ante la preocupación de que esta situación se repita, Orona indicó que los planteles que recién cerraron tienen seguridad.

“A esas escuelas entiendo que al momento se les tiene que estar dando seguridad para evitar el vandalismo, siempre va a haber casos por más seguridad que haya”, dijo.

El funcionario añadió que para evitar el vandalismo buscan “lograr ese traspaso de la forma más rápida, tomando en consideración que se haga ese compromiso del mantenimiento del plantel y a eso nos dirigimos y estamos trabajando”.

A preguntas de Es Noticia sobre si se incluirían en el programa de traspaso de planteles escolares en desuso, Orona respondió que “el subcomité está haciendo un análisis de las escuelas que se cerraron bajo la pasada administración, el estatus de éstas, para ver si se pueden incluir, estamos trabajando en forma inicial con las que cerraron ahora”.

 

Usos interagenciales de planteles

La alcaldesa María Meléndez Altieri, anunció recientemente, durante una visita del gobernador Ricardo Rosselló, que la escuela Luis Muñoz Rivera II, en la comunidad Santa Clara, en Ponce, se convertirá en un cuartel de la Policía estatal.

Hasta mayo de este año la escuela estuvo ofreciendo el nivel elemental y por la escasa matrícula pasó a ser parte de las escuelas que quedaron en desuso.

Otros planteles que cerraron por baja matrícula, pero que se encontraban en excelentes condiciones, serán a partir de agosto la sede de escuelas que tenían serios problemas de planta física.

Este es el caso de la escuela Pedro Albizu Campos, en la comunidad El Tuque, en Ponce, que pasara a ser cede de la escuela especializada en ciencias y matemáticas Thomas Armstrong Toro, plantel que se encontraba ubicada en la calle Victoria de Ponce.

“Tuvimos una reunión para evitar que la cerraran y no se pudo hacer nada por la baja matrícula, pero como estaba en buenas condiciones van a mudar aquí a la escuela especializada Thomas Armstrong”, informó Francisco Orengo, quien ha sido conserje de la escuela Pedro Albizu Campos por los últimos 18 años.

“Esta escuela, si la cerraban y no hacían algo con ella, también se iba a perder como pasó con la José Julián en La Cantera”, manifestó Orengo.

En cuanto al acondicionamiento de las escuelas que continúan en funcionamiento, Es Noticia hizo un recorrido por varias de ellas y observó que varias agencias han colaborado en pintar las estructuras.

Sin embargo, el pintar el interior de los salones quedará a discreción de los maestros y/ o voluntarios que quieran cooperar para que la escuela esté en perfectas condiciones para recibir a los estudiantes en agosto.

Así lo testificó, José Justiniano, maestro de inglés de la escuela intermedia Eugenio Leconte, en Ponce.

“Estoy preparando el salón para los estudiantes como muchos maestros en la Isla; la pintura sale de mi bolsillo, pero lo hago con mucho amor”, expresó Justiniano.

 

Requisitos para obtener un plantel 

El mantenimiento de las escuelas en desuso que serán arrendadas o vendidas a instituciones tendrá peso al momento de la transacción, explicó Orona.

“Una de las cosas que se está mirando también es un plan financiero que tienen que presentar los proponentes para que se pueda determinar si se pueden hacer cargo del mantenimiento de las escuelas”, indicó el asesor legal de Fortaleza.

A la instancia de la limitación que podría acarrear para el tercer sector esa exigencia, Orona afirmó que “una de las cosas que se está barajeando es arrendamiento a un costo más bajo, pero con el compromiso de que esa comunidad u organización sin fines de lucro o cualquier miembro del tercer sector e inclusive entidades privadas, puedan hacerse cargo del mantenimiento del plantel”.