Icono del sitio Es Noticia PR

Pizza con sabor a cultura taína

PONCE – Francis Omar Álvarez Hernández debía presentar un proyecto para su clase de economía agrícola y decidió aprovechar la oportunidad para compartir un poco de sus raíces indígenas.

El ponceño, nacido y criado en el barrio Tibes, en Ponce, y quien desde niño ha sentido gran atracción por la cultura taína, recurrió a su abuelo, Francisco Hernández Nieves, para que lo enseñara a preparar casabe.

“Fue una experiencia bien bonita y enriquecedora porque esa receta lleva más de 100 años en la familia, pero nadie se había interesado. La receta había llegado hasta mi abuelo y si yo no la hubiese aprendido, se hubiera perdido”, dijo el joven de 23 años.

Según Francis Omar, compartir ese tiempo con su abuelo septuagenario fue de mucho provecho para ambos. “El estaba feliz de enseñarme y yo de rescatar esa parte de nuestra cultura”, expresó.

Luego de una nube de ideas, el joven estudiante del programa de agricultura sustentable en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Utuado, decidió que su producto final serían pizzas en masa de casabe.

“Mi proyecto fue bien aceptado, tanto por el profesor como por los compañeros y comencé a participar en varios festivales universitarios con mi pizza de casabe”, relató el ponceño.

La pasión de Francis Omar por la agricultura, la gastronomía y la cultura indígena lo llevaron a reinventarse y fundar su negocio: Cassava Pizza.

“Inauguré mi negocio y vinieron los terremotos, luego volví a arrancar y vino la pandemia, pero ya estamos aquí otra vez y estoy feliz y complacido de aportar mi granito de arena a mi barrio y mi comunidad”, destacó Francis, quien aseguró que siempre estuvo convencido de que su negocio debía estar en su barrio y cerca del Parque Ceremonial Indígena.

“Los jóvenes tenemos un gran reto. Tenemos que rescatar la cultura y tenemos que trabajar la tierra, la agricultura. Hay que impulsar propuestas que muevan la economía y que, a su vez, abonen al medio ambiente, pero sin dejar a un lado a la comunidad”, expresó el comerciante.

Francis Omar lamentó las condiciones deplorables en que se encuentra el parque ceremonial y aspira a que, por medio de cooperativas, la comunidad de Tibes pueda hacerse cargo del parque para poder rescatar las riquezas culturales, históricas y arqueológicas del lugar.

“Somos un país con gran riqueza cultural y esa cultura hay que defenderla y rescatarla. Muy pronto vamos a estar integrando un poco de gastronomía africana a nuestro menú”, indicó.

El comerciante aspira a realizar alianzas con otros jóvenes que compartan su visión de siembra agroecológica para que suplan la cadena de suministros.

“Me siento bendecido. Ver la cara de la gente cuando prueba nuestra pizza es bien emocionante. Es chévere hablarle y explicarle a otros jóvenes. Y es emotivo ver la nostalgia de los viejos cuando vuelven a probar el casabe que hace años no comían”, dijo Francis Omar antes de añadir que sus pizzas se han convertido en las favoritas de muchos.

Francis Omar Álvarez Hernández es ejemplo de una juventud grandiosa, resiliente y comprometida. Gente como tú que nos llenan de alegría, esperanza y fe.

Salir de la versión móvil