Icono del sitio Es Noticia PR

Reportaje une padre e hijas después de 40 años

Por Sara R. Marrero Cabán

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – “Hello, Benito. Esta es tu hija, Mari”.

Estas fueron las primeras palabras que escuchó Benito Ramos Quiles de su hija primogénita, Marisol Estrada, en más de 40 años.

“Como que las palabras no se me querían salir. Yo estaba nerviosa, le dije ‘soy tu hija. Venimos a encontrarte’”, rememoró entre risas.

Benito abrazando a su hija Marisol. (Foto: Tony Zayas)

Cuando sus padres se separaron, tanto Marisol como su hermana Brunilda se mudaron con su mamá a la ciudad de Chicago en el estado norteamericano de Illinois. No tenían más de 4 años, recordaron.

Los días se convirtieron en años y los años en décadas. En este lapso de tiempo, Ramos Quiles perdió contacto con ambas.

“Como su mamá se las llevó chiquitas para allá para los Estados Unidos, perdí contacto con ellas, porque yo les mandaba dinero allá. Después, los últimos cheques me los devolvían”, narró sentado en su sala junto a sus dos hijas.

Marisol, Brunilda y Benito hacían esfuerzos por conectarse. Sin embargo, todo resultaba infructuoso.

“Yo fui a los Estados Unidos a buscarlas dos veces. El otro hijo que yo tengo me ayudó a buscarlas por New York y fuimos a donde están ellas en Chicago, pero no pudimos encontrarlas. Fui dos veces o tres”, comentó Ramos Quiles.

No fue hasta esta semana que la nieta de Ramos Quiles e hija de Brunilda, Alexandria, encontró una fotografía de su abuelo capturada por Es Noticia.

De esa imagen, Marisol y Brunilda encontraron el reportaje publicado por este medio que resaltaba la faena de Ramos Quiles, quien por más de 50 años vende helados desde su característica Chevrolet Van amarilla.

Lee: Don Benito vende helados hace 50 años

Afortunadamente, cuando Alexandria recuperó la imagen, ambas estaban en la Isla disfrutando de vacaciones. Tras comunicarse con la redacción de este medio, Marisol coordinó ayer- martes- encontrarse con Ramos Quiles en su casa en Ponce.

“No sé cómo comportarme. No lo creo. No sé si se siente como si es un sueño, pero me siento bien alegre”, dijo Marisol mientras lo abrazaba.

“Yo anoche no dormí pensando en ellas”, aseguró Ramos Quiles.

Además del reencuentro con sus hijas, Ramos Quiles también conoció por primera vez a su nieto de 9 años Giovanni, hijo de Marisol.

“Yo quiero quedarme en la vida de él”, coincidieron ambas.

El trío prevé un futuro de comunicación continua y visitas frecuentes. Además, Marisol y Brunilda esperan conectar con más familiares, ya que aún no han conocido al hijo e hija de Ramos Quiles, ambos radicados en los Estados Unidos.

Salir de la versión móvil