Icono del sitio Es Noticia PR

Compra, intercambia y recicla en tienda de ropa para niños

 

COAMO – Maricelly Colón Rodríguez es maestra de química en el pueblo de Coamo. Aunque la educadora aspiraba a crear su propio negocio para generar un ingreso adicional, estaba consciente de que más allá del beneficio económico, estaba su compromiso con el ambiente y la comunidad.

“Como maestra de ciencia, soy fiel defensora del ambiente. Siempre he estado interesada en proyectos y propuestas ambientales y trato de promover el reciclaje entre mis estudiantes”, indicó.

La coameña decidió aumentar sus conocimientos en el tema del ambiente y descubrió que la industria textil es la segunda más contaminante, después del petróleo.

“Es increíble el impacto ambiental que tiene la producción de ropa en el mundo. Hacer ropa nueva requiere gran utilización de agua y energía. La creación de tintes y colorantes produce a su vez desechos que terminan en nuestros cuerpos de agua. Si a esto añadimos el factor del consumismo y el hecho de que las grandes tiendas cambian los modelos de ropa casi semanalmente, imagínate. La gente no tiene la menor idea del impacto negativo que estamos causando al medio ambiente. No hay piezas más sustentables que aquellas que ya existen”, explicó.

Tomando en cuenta el factor ambiental y reconociendo la falta de tiendas de ropa para niñas y niños en el pueblo de Coamo, surge la idea de: So Cute Secondhand for Kids.

(Foto: Tony Zayas)

“Estuve más de año y medio dando forma a este proyecto. Cuando hablaba sobre mi idea a los más allegados, me decían que ese concepto no tendría éxito en Puerto Rico porque aquí la gente no compra ropa usada y menos para niños. Me ha tocado educar y romper con estereotipos. Tengo que decir que lo he logrado”, resaltó la empresaria.

Maricelly ha dado especial atención a los detalles, a la decoración y a cada espacio de su tienda. “Las personas quedan impactadas porque es un lugar tipo boutique. Cada pieza está en excelente estado y con sus tickets. Es una experiencia bien gratificante porque mucha gente viene y tienen la oportunidad de llevar, a precios accesibles, piezas de ropa que saldrían bien costosas”, dijo.

Los clientes de So Cute Secondhand for Kids tienen también la opción de llevar ropa usada que esté en excelente estado y cambiarla por créditos para adquirir otros artículos o piezas de ropa de la tienda.

(Foto: Tony Zayas)

“Aquí la gente puede comprar, intercambiar, compartir y reciclar; esa es nuestra misión principal. Los niños crecen muy rápido y por lo general utilizan una pieza muy pocas veces. Los clientes pueden traer esa pieza y cambiarla por créditos para llevarse otras más grandes. Se hace intercambio y se promueve el reúso. Esto extiende la vida útil de esos textiles y a la vez es una ventaja para el presupuesto familiar”, explicó la propietaria.

El sueño de Maricelly es lograr que más personas puedan adoptar este estilo de consumo. “Intentamos romper esquemas mentales de lo que es segunda mano. Lo más importante de este proyecto es educar. Me emociona ver que los frutos se van viendo”.

So Cute Secondhand for Kids también se dedica a donar ropa a niños de familias con necesidad y promueve varios proyectos de educación y reciclaje en la comunidad.

Salir de la versión móvil