Icono del sitio Es Noticia PR

La plenera ponceña: una fiesta sobre ruedas

PONCE – No hay forma de que las guaguas de chinchorreo de Stephanie Hernández Pimentel y Joaquín Gómez Barbosa pasen desapercibidas. Los colores llamativos y el arte que adorna su hojalatería son suficientes para atraer las miradas curiosas de la gente que las encuentra en el camino. Se trata de La Plenera Ponceña, un transporte colectivo que según sus propietarios es una fiesta sobre ruedas.

“Nosotros queríamos trabajar el famoso concepto de chinchorreo donde la gente pudiera compartir y disfrutar sin tener la preocupación de guiar, pero queríamos que tuviese el distintivo de nuestro orgullo ponceño. Sin importar a dónde vayamos o en qué punto de la Isla nos encontremos, la gente sabe que somos de Ponce”, relató Stephanie.

Hace varios años la joven pareja, en busca de un ingreso adicional que le ayudara con los gastos del hogar, decidió invertir en una guagua escolar. “Mi esposo coloreó y diseñó el arte en un papel. Cuando empezamos a arreglar y pintar la guagua la gente se reía”, contó la empresaria.

El primer viaje de la Plenera Ponceña fue un paseo entre familiares y compañeros de trabajo y según sus propietarios, la experiencia para los pasajeros fue tan gratificante que las llamadas para reservar no se hicieron esperar.

“Lo más difícil, el impacto fuerte lo experimentamos con la pandemia. Las salidas quedaron suspendidas por completo y no tuvimos ese ingreso por más de 1 año. Ahora es que la gente poco a poco está volviendo a salir. Nosotros somos bien cuidadosos con las medidas de seguridad. En la entrada de cada guagua tenemos dispensadores de sanitizer y verificamos que las personas estén vacunadas o presenten pruebas negativas de Covid”, indicó la joven.

Aunque Stephanie tiene otro trabajo a tiempo completo, se visualiza dedicando más tiempo al proyecto de La Plenera Ponceña.

“Nos gustaría ofrecer nuestros servicios a turistas externos. Sería algo inolvidable para un extranjero poder vivir la experiencia de un chinchorreo, probar nuestras delicias culinarias y conocer las bellezas que ofrece nuestra Isla”, compartió la joven madre de dos niños varones.

La ruta del lechón, la ruta de la longaniza o un paseo por la costa son algunas de las opciones que ofrece la Plenera. Hoy día Stephanie y Joaquín cuentan con 3 guaguas que incluyen karaoke y área de baile. Además, los clientes pueden seleccionar si prefieren aire acondicionado o espacios abiertos.

“Nuestra prioridad es que cada pasajero viva una experiencia única. No se trata solo de chinchorrear; se trata de compartir y de turistear. Somos literalmente lo que soñábamos ser: una fiesta sobre ruedas”.

Los jóvenes exhortaron a apoyar a los pequeños comerciantes y a los empresarios locales. “Nada como la comida y el ambiente que se vive y se encuentra en nuestra Isla”.

Salir de la versión móvil