Icono del sitio Es Noticia PR

Paradores exigen que alojamientos independientes adopten medidas estrictas de salubridad

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

La Asociación de Dueños de Paradores y Turismo de Puerto Rico (ADPTPR) exigió que las estadías independientes se acojan a los protocolos de salubridad para evitar la propagación del COVID-19.

“Hacemos un llamado urgente a todas las asociaciones, concilios y organizaciones que agrupan a las 17 industrias que componen la oferta turística, a unirnos en una sola voz para exigir acciones congruentes y a colaborar con la CTPR (Compañía de Turismo de Puerto Rico) y otras agencias pertinentes, en la implantación de medidas preventivas para minimizar estas violaciones de ley. La gran mayoría de los turistas que están llegando a la isla, y a nuestros paradores, son personas responsables”, subrayó Jesús Ramos, presidente de la asociación y dueño del Parador Villas Sotomayor en Adjuntas.

Desde que comenzó la pandemia en Puerto Rico, los paradores señalaron que uno de los cabos sueltos en el control de la propagación del virus son los 25,000 alojamientos independientes, comúnmente llamados Airbnb, que, presuntamente, han permitiendo fiestas familiares y alojamiento de grupos numeroso en violación de las órdenes ejecutivas.

Según los dueños de paradores, estos incidentes han causado cierres intermitentes de las actividades turísticas, poniendo en riesgo a las sobre 6,000 empresas y más de 80,000 empleos que dependen del turismo local y extranjero.

“Sabemos que la gran mayoría de estas personas se hospedan en alojamientos independientes operados por consolidadores, por lo que no hay la supervisión requerida ni cumplen consistentemente con los protocolos de salud, higiene y seguridad que le exige la CTPR al sector hotelero, para asegurar un comportamiento responsable del turista y los empleados, en medio de la pandemia”, agregó Tomás Ramírez, exvicepresidente de la asociación.

La asociación aboga por el registro y reglamentación de estos alojamientos y la inclusión de hoteles ilegales en la economía formal para así reducir la evasión de impuestos y mejorar la calidad del producto.

Para los dueños de paradores, es preocupante que incidentes aislados causados por un grupo muy pequeño de turistas irresponsables estén creando un sentimiento anti-turismo en la isla.

Por lo tanto, insisten en que todos los alojamientos a corto plazo deben cumplir con la Ley 272-2003, el Reglamento de Hospederías Núm. 8856 y los Protocolos de Salud e Higiene de la CTPR y recomiendan exigirles a las plataformas digitales y a los agentes de viaje en línea que solo puedan mercadear hospederías y unidades independientes registradas en la CTPR.

“Una vez nuestras agencias decidan hacer cumplir las leyes vigentes, el proceso será fácil. Puerto Rico cuenta con las leyes, reglamentos, y la tecnología necesaria para hacerlo.”, añadió Ramos.

Salir de la versión móvil