Inicio Consumidor Exconvictos por casos de marihuana podrían entrar a la industria del cannabis

Exconvictos por casos de marihuana podrían entrar a la industria del cannabis

8
0

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

Las empresas de cannabis cuyos dueños tienen antecedentes penales relacionados con casos por uso o venta de marihuana podrán obtener préstamos a bajo costo, con tasas de interés reducidas y prioridad en la aprobación de licencias en los estados de Massachusetts y de Illinois, en una novedosa transformación de las políticas punitivas en los Estados Unidos que pretenden beneficiar más a los ciudadanos afroamericanos y latinos, que han sido los más afectados por la prohibición de esta planta.

Publicidad

El estado de Nueva York también está considerando establecer beneficios similares con la esperanza de que ayuden a reactivar un esfuerzo de legalización de la marihuana que fracasó el año pasado.

De acuerdo con una historia publicada hoy y escrita por la periodista Kristine Owram, del servicio noticioso Blomberg, los llamados programas de equidad social son parte de un proceso de restitución para las víctimas de la guerra contra las drogas en los Estados Unidos.

Pero en la medida que se ha extendido la legalización de la marihuana a más estados, las minorías afroamericanas y los latinos, los más afectados por un siglo de prohibición, sostienen que no se están beneficiando del cambio.

De 2001 a 2010, 8.2 millones de estadounidenses fueron arrestados por cargos relacionados con el uso de la marihuana, y los negros fueron 3.7 veces más propensos a ser arrestados que los blancos, según la American Civil Liberties Union.

Para el 2019 solo el 20 % de la empresas de cannabis eran propiedad de personas pertenecientes a minorías. En Massachusetts solo el 1.2% de las empresas de cannabis eran propiedad de individuos identificados con alguna minoría, según informó Marijuana Business Daily.

«La industria del cannabis no tendrá éxito si no hacemos espacio para las personas que ya han estado trabajando en ella», dijo Hilary Black, directora de defensa de Canopy Growth Corp., la compañía de cannabis más grande del mundo.

«La industria necesita su experiencia», agregó Black.

Al establecer la nuevas políticas de justicia social, Massachusetts otorgó prioridad en la aprobación de nuevas licencias a las empresas que ya vendían marihuana medicinal, que eran abrumadoramente propiedad de personas blancas, según el diario de la industria.

Hoy, el estado no solo ofrece ayuda a las personas con condenas por drogas, sino también a aquellos que viven en comunidades desproporcionadamente afectadas por los arrestos por uso o venta de marihuana.

“Sin empresas propiedad de minorías, Illinois no producirá lo suficiente para satisfacer la demanda”, dijo Mark de Souza, director ejecutivo de Revolution Global, una compañía de cannabis que tiene un programa para ayudar a las empresas pertenecientes a minorías en la industria.

La escasez ya ha obligado a algunos dispensarios a cerrar temporalmente.

Según proyecciones de la industria del cannabis, el establecimiento de políticas de justicia social con el fin de insertar en la industria a los más afectados por la prohibición dejará jugosos frutos económicos.

Se estima que en los mercados donde se han establacido las nuevas políticas de justiciar social las ventas aumentarán a $12,700 millones para el 2022.

Las proyecciones aseguran que si estos sectores minoritarios no entraran a la industria, las ventas solo alcanzarían $ 4,100 millones para el 2022.

«Las comunidades latinas y afroamericanas tienen un increíble poder de compra y también están bastante interesadas en saber quién apoya a las empresas a las que compran», dijo Jason Ortiz, presidente de la Minority Cannabis Business Association.

La compañía de marihuana medicinal Patriot Care Corporation se opuso al programa establecido en Massachusetts.

La empresa le indicó al Consejo de Salud Pública del estado que la comunidad «no deberían tener que confiar su seguridad a la misma población que se ha visto involucrada en actividades que intencionalmente socavan a la sociedad civil».

En Massachusetts, donde las tiendas de cannabis abrieron en noviembre de 2018, se impuso un impuesto de 20 % a los productos legales de marihuana.

Además, todavía poseer más de una onza de marihuana en este estado puede significar penas de hasta seis meses de cárcel y el tráfico ilegal de marihuana se penaliza con hasta 15 años de cárcel.

Illinois se convirtió en el undécimo estado en legalizar la marihuana recreativa el 1 de enero. Se espera que los ingresos anuales lleguen a los $ 4 mil millones.

Hasta 700,000 delitos relacionados con la marihuana serán elegibles para su eliminación en 2025, pero tener más de 30 gramos aún puede ser castigado con un año de cárcel.

Desde el 2015 el cannabis medicinal es legal en Puerto Rico y hasta el inicio del 2020 el gobierno no había anunciado inicitivas como las establecidas en Massachusetts y en Illinois.

Tampoco se han escuchado reclamos para establecer en la isla políticas de justicia social para exconvitos por casos relacionados con la venta y uso de marihuana de parte de organizaciones que defienden los derechos de los exconvictos y de los confinados.

La industria local está dominada por miembros de una élite económica muy vinculada a los círculos de poder en del sector privado y en el gobierno y con fuerte influencia en los entornos del Partido Popular Democrático y del Partido Nuevo Progresista.

Además, en Puerto Rico todavía se aplican fuertes sanciones penales a las personas que son acusadas por portar o traficar marihuana.