Inicio Gobierno Pobre la fiscalización a los llamados ‘AirBnB’

Pobre la fiscalización a los llamados ‘AirBnB’

45
0
Getting your Trinity Audio player ready...

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – Los negocios de hospederías de corto tiempo, para los que utilizan el nombre AirBnB aun cuando no usan esa plataforma de mercadeo, se multiplican en la región sur del país con una gama de variedades para complacer a la clientela.

Publicidad

¿Cuánto hay? ¿Dónde están? ¿Cuánto dinero generan a la economía? Nadie sabe contestar a ciencia cierta esas preguntas. Ni la Compañía de Turismo ni el Departamento de Hacienda y muchos menos los alcaldes tenían las respuestas.

Se estima que en los pasados cinco años esa industria creció en un 650% y que el pasado año pudo haber movido $500 millones, que pudieran representar $120 millones en evasión tanto de ingresos como en pagos por diversos permisos, explicó Tomas Rivera Morales, pasado presidente de la Asociación de Paradores.

Rivera Morales de inmediato aclaró que se trata de un sector necesario en la industria del turismo, pero que debe ser regulado y fiscalizado.

Indicó que en Puerto Rico se estima hay unas 25,000 unidades de renta a corto plazo que se mercadean por siete modelos distintos. Uno de esos modelos son las plataformas y dentro de ellas está AirBnB, quienes tienen aproximadamente un 40% del mercado local.

Mencionó que en Isabela se estima hay 700 unidades y en Aguadilla una cifra similar. Mientras en Rincón la cifra alcanza las 900 unidades. Y en San Juan, las estiman en unas 4,000.

Hablan los alcaldes

El alcalde de Adjuntas, José H. Soto Rivera, indicó que en la plaza pública de ese montañoso pueblo se ha topado con turistas de España, Portugal y hasta de Australia, que cuando habla con ellos le dicen que se están hospedando en AirBnB que alquilaron en la plataforma, pero que él no sabía que ese lugar lo estaban alquilando como hospedería a corto plazo.

Explicó que recién recibió una petición para asfaltar un camino y cuando los empleados del municipio llegaron a realizar los trabajos se toparon que era el acceso a una casa que mercadean en dicha plataforma.

Los gobiernos municipales reconocen que no pueden precisar cuántos hay en su pueblo porque no existe un registro que los identifique.

Solo Dorado aprobó una Ordenanza, tan reciente como el pasado año, con la que busca organizar esa industria en ese pueblo.

Mientras, el municipio de Isabela utilizó el Código de Orden Público también para esos fines. Y en San Juan trabajan con un proyecto en busca de organizar ese sector comercial.

La alcaldesa de Patillas, Maritza Sánchez Neris, dijo que se apresta a hacer una convocatoria para reunir a los dueños de este tipo de alquiler a corto plazo porque habido una gran proliferación de ellos tanto en la costa como en la zona montañosa de Patillas, señaló.

El municipio de Ponce refirió las preguntas sobre el tema a la Compañía de Turismo, quienes se limitaron a entregar una lista con la cantidad de hospederías. El Departamento de Hacienda también refirió las preguntas a la Compañía de Turismo.

“Daña el mercado”

El Alcalde de Adjuntas reconoció que este concepto “vino para quedarse, pero veo que se está saturando y está dañando el mercado de venta y alquiler de hogares. Le sacan cuatro o cinco veces más (dinero) de lo que obtendrían con una renta mensual”.

Explicó que son muchas las personas que están comprando casas en Adjuntas para integrarlas a este concepto y eso provoca que los residentes no consigan vivienda para alquiler ni para comprar, por lo que se le acercan con esa queja.

Además, resaltó que este concepto representa una competencia para el hotel y el parador que tiene ese pueblo por entender que los turistas las prefieren aun cuando pudiera pagar más por habitación por noche.
“Esto ha sido demasiado fuerte… no están registrados en el municipio”, dijo el Alcalde adjunteño.

Indicó que en el municipio solo tiene dos casos registrados. Según la Compañía de Turismo, en Adjuntas hay siete lugares de renta a corto plazo.

Tanto el Alcalde de Adjuntas como la Alcaldesa de Patillas coincidieron que, al presente, el beneficio de este tipo de hospedería es para el comercio local y los dueños del lugar. A las arcas municipales llega dinero en caso de arbitrios de construcción.

La Alcaldesa de Patillas explicó que en la mayoría de los casos se trata de estructuras que fueron usadas como residencia y luego fueron remodelándolas a los fines de que sean una hospedería a corto tiempo.

¿Cómo funciona?

Rivera Morales explicó que hay siete modelos de negocios para mercadear las hospederías de corto plazo. El más conocido es el de las plataformas como la de AirBnB. También están los agentes de viajes como Expedia y las páginas de seguidores (fanpage) en las redes sociales.

Están los dueños que utiliza los clasificados o plataformas en las que ofrecen descuentos diarios. Algunos tienen una página en Internet y los corredores de bienes raíces, algunos de los cuales están incursionando en este tipo de negocio.

Mencionó que esta es una industria en la que tienen injerencia varias agencias, como la Compañía Turismo, el Departamento de Hacienda, el Cuerpo de Bomberos, los municipios, pero el mercado está sin regular.

¿Por qué cree que no se ha regulado o uniformado la forma de hacer este tipo de negocio?, se le preguntó al ex presidente de la Asociación de Paradores.

“Hay muchos políticos que han ingresado a este negocio”, respondió. “(Lo cierto es que) el asunto no se ha atendido adecuadamente en Puerto Rico”, dijo.

Explicó que “desde una oficina se pueden identificar las que hay, porque todas ellas operan desde una plataforma”.

Reiteró que es un tipo de negocio que “hace falta para crecimiento turístico. Nosotros (dueños de paradores) no nos oponemos lo que deseamos es que se fiscalice y se regule”.

Señaló que el contrato que Turismo firmó con AirBnB “es leonino” porque la información que está obligada a entregar “está incompleta”.

“Si las agencias quieren y hay voluntad, no hay que reglamentar nada más”, señaló.

Propietarios de estructuras que alquilan en la plataforma AirBnB expresaron que cumplen con la ley y tienen interés genuino en cumplir con todas las exigencias gubernamentales porque están convencidos de ese tipo de negocio.

Llegan a la urbanización

Millie Olivo acostumbraba a utilizar Air B & B para quedarse mientras viajaba. Fue así como conoció el concepto y determinó que podía desarrollarlo como un negocio. Estudió el mercado y que buscaban los turistas y determinó comprar una vivienda a esos fines.

Olivo viajó en varias ocasiones a Guayama e identificó una casa, en una urbanización, la adquirió y le construyó una piscina, porque esa era una de las mayores peticiones de los clientes que buscan pueblos costeros, seguridad y privacidad.

La casa está habilitada y tan reciente como el pasado mes de abril comenzó a recibir huéspedes. Las facilidades cuentan con equipos de cocina, así como ropa de cama y toallas. Todo estaba inmaculado y muy bien organizado. La piscina limpia, así como otras áreas de la estructura. Ella no vive en Guayama.

Preferido por el turista

La joven Melina Aguilar, directora de Isla Caribe, una empresa dedicada a ofrecer servicios de guías turísticos explicó que cada vez son más las personas que se integran al negocio de desarrollar una hospedería a corto plazo.

Indicó que muchos de sus clientes utilizan la plataforma AirBnB para hacer reservaciones, específicamente en Ponce, incluso, ella ha tenido experiencias utilizándolos en otros países, por lo que los describió como muy buena opción.

“Lo que me preocupa es que los hoteles tienen que mejorar”, dijo. Aguilar indicó que los AirBnB ofrecen un servicio que muchos hoteles todavía no lo están ofreciendo y para que los mismos resulten más atractivos, necesitan incorporarlos. “Ellos (turistas) esperan algo más del hotel”, indicó.

Los atractivos que buscan en este tipo de hospedería, según Aguilar, es la privacidad que le ofrecen, la seguridad y la cercanía a esos lugares históricos que desea conocer.

Destacó que este concepto, en el caso de Ponce, permite el mantenimiento de residencias de gran valor arquitectónico que de otra forma pudieran estar cerradas y desmereciendo con el paso del tiempo. “Son lugares que gracias a los AirBnB los pueden mantener”, dijo.

El representante José Rivera Madera, presidente de la Comisión de Turismo, informó que trabajan en un Proyecto de Ley para regular esta industria, pero el cual no han radicado. Eso sí, explicó que se han reunido con diferentes representantes del sector, incluyendo el director en el caribe de los AirBnB para conocer la operación y que de inicio le pidieron que instalen una oficina en Puerto Rico para que tanto usuarios como propietarios puedan recibir información de la empresa.

“Este es el momento en que podemos trabajarlo y regularlo para que no se nos vaya de las manos”, dijo el Representante.

Residencia convertida en hospedería a corto tiempo en una urbanización en Guayama. / Fotos: Tony Zayas Periódico Es Noticia