Inicio Gente como tú Alberto dedica parte de su tiempo a tapar hoyos en las carreteras

Alberto dedica parte de su tiempo a tapar hoyos en las carreteras

77
0
Getting your Trinity Audio player ready...

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – Las carreteras en mal estado son incontables y ponen en riesgo la vida de miles de personas que a diarios las utilizan, algunos viajando en un medio de transportación y otros son peatones o ciclistas que corren el riesgo de ser atropellado por un conductor que intente esquivar el hoyo.

Publicidad

A esa situación se suma el daño que ese hueco le causa a los vehículos cuando un neumático cae en uno de los miles de hoyos que hay en las vías públicas.

En busca de un remedio provisional a esa situación, el voluntario Alberto Blasini Gerena decidió rellenar los hoyos con lo que llama mogolla (piedra mezclada con tierra) para atenuar la situación y evitar tragedias.

Así fue que encontramos a Blasini Gerena, un ponceño que estudió arquitectura en los Estados Unidos y quien a diario sale a buscarse el dólar cargando desechos al vertedero, pero donde encuentra un hoyo se detiene para identificarlo con pintura fluorescente.

Días después, regresa al lugar, y si el municipio no ha corregido el problema, lo que casi nunca ocurre, señaló, lo rellena con mogolla y vuelve a pintarlo a la espera de que el Gobierno haga su parte.

«Lo arreglo rapidito y jalo a correr antes que venga la Policía», dijo sobre el tiempo que le puede demorar la riesgosa tarea.

No todas las carreteras son municipales, por lo que en ocasiones le corresponde al Gobierno estatal atender la situación o asignar los fondos para que el municipio lo corrija. Mientras, Blasini Gerena, de 64 años, busca quitarle dolores de cabeza a los que a diario usan esas vías.

«Lo hago para que la gente evite romper la goma o tenga un accidente», dijo.

Insistió en que, al pintar los bordes del hueco, busca que la gente los identifique, reduzca la marcha y evite un accidente. «Lo que hace falta son más personas que hagan esto», comentó.

Uno de los hoyo está en la transitada avenida Hostos, en Ponce, a pasos de una cadena de farmacia, el cual Blasini Gerena rellenó de forma provisional hace dos semanas y aun el Gobierno no ha atendido el problema que va mucho más allá de ese hoyo porque se pueden contar cerca de media docena de huecos en menos de 100 metros.

Blasini Gerena explicó que compra los materiales de su pecunio y que hace un tiempo un abogado lo vió y se le acercó para compensarlo, dinero que utilizó para comprar la pintura en aerosol que utiliza para marcarlos.

El hombre reconoce que es una labor en la que arriesga su vida porque no todos los conductores están dispuesto a detenerse para que él pueda tapar el hoyo por lo que debe esperar que el tráfico merme para poder hacer la tarea.

El trabajo lo debe realizar lo más pronto posible para evitar que lo golpee un auto.

En su guagua pick-up carga varias pailas con la mogolla, galones con agua, un colador que utiliza para esparcir el agua, herramientas y la pintura en aerosol.

La ultima de las tareas es pasar los neumáticos de su guagua sobre la llamada mogolla en busca de compactarla.

«Es una cosa bien satisfactoria. Yo le llamo una obra», describió el hombre que tuvo un negocio de remodelación de closet y otro de cortinas.

Alberto Blasini carga con sus pailas para tapar hoyos en las carreteras de Ponce como una labor voluntaria.