Inicio Gobierno NIE confirma investigación en el área policiaca de Ponce

NIE confirma investigación en el área policiaca de Ponce

16
0
policía

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El Comisionado del Negociado de Investigaciones Especiales (NIE), Rafael Freytes, confirmó este lunes que mantienen una investigación en el área policiaca de Ponce.

Publicidad

«Como parte de esta investigación, el pasado viernes, 20 de enero se ocupó un vehículo oficial asignado al teniente coronel Roberto Salvá», dijo Freytes en declaraciones escritas.

«Por ser una investigación en curso y para no afectar la misma, estas serán las únicas declaraciones que se emitirán por el momento», concluyó Freytes en sus expresiones.

El teniente coronel Roberto Salvá es el comandante del área policiaca de Ponce.

El periódico El Vocero publicó un artículo el pasado 31 de octubre, en el que se menciona de «una investigación administrativa contra el teniente coronel Roberto Salvá, comandante del Área Policíaca de Ponce, por un supuesto incidente de violencia doméstica ocurrido el viernes, 21 de octubre, en una fiesta en Guayanilla para despedir a un grupo de uniformados del estado de Nueva Jersey, podría conllevar sanciones contra otros altos oficiales por omisión en el cumplimento del deber».

«El coronel Carlos Cruz Burgos, superintendente auxiliar en Operaciones Especiales, quien estaba en el área de los gazebos -en la fiesta-, fue informado del supuesto incidente de violencia de género. En el informe redactado el sábado, 22 de octubre, Cruz Burgos expuso que vio a Salvá en el estacionamiento hablando con unas personas y a la esposa de éste cuando arrancaba conduciendo una guagua Dodge Durango, propiedad de la Policía y asignada al teniente coronel. Cruz Burgos, quien es superior en rango a Salvá, narró en el escrito que el oficial policiaco salió corriendo y cayó de bruces. La esposa de Salvá detuvo la guagua oficial y ayudó a su esposo a abordarla, y salieron aceleradamente del lugar», indica el artículo.

La investigación pasó luego «a manos de un teniente de la División de Violencia Doméstica de Arecibo, quien supuestamente entrevistó a la esposa de Salvá y ella le dijo que no había ocurrido incidente alguno y que las manchas de sangre que algunos sostienen haber visto, fue de su marido que se golpeó al sufrir la caída», indica la historia.