La AEE no persigue el hurto de energía eléctrica

Por Miguel Díaz Román

redaccion@esnoticiapr.com

 

A pesar de que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) detecta mensualmente entre 700 a 3,300 casos nuevos de hurto de energía eléctrica que provocan una pérdida de $60 millones anuales, la corporación pública no tiene en la actualidad ningún caso activo en los tribunales para sancionar a los responsables.

La información se desprende de los resultados de un informe parcial realizados por la Comisión de Desarrollo Económico, Planificación, Telecomunicaciones, Alianzas Público Privadas y Energía, de la Cámara de Representantes que preside el legislador Víctor Parés Otero.

La renuencia de la AEE a perseguir a las personas que se roban la energía eléctrica, según el representante,  obedece al aumento de las facturas de los abonados que pagan sus facturas puntualmente.

Esto es así porque la AEE distribuye el costo de las pérdidas por hurto de energía eléctrica entre todos los abonados, lo que implica que en cada factura existe un cargo relativo a la pérdida de energía eléctrica.

El informe también concluye que las campañas publicitarias para desalentar el hurto de energía no han dado resultado. El documento es uno de 13 informes producto de la Resolución de la Cámara 64 que pretende investigar  el hurto de energía eléctrica en la Isla y el proceso de ley donde se le imputa a los ciudadanos irregularidades en el consumo de energía.

 

$60 millones en pérdidas asociadas al robo de energía eléctrica.

700 a 3,300 casos nuevos mensuales

400 confidencias recibidas por la AEE

0 casos radicados en los tribunales

 

«Las campañas publicitarias para desalentar el hurto de energía no han dado resultado. Según hemos expuesto, las pérdidas asociadas al robo de luz se estiman en $60 millones anuales», establece el documento.

El efecto directo de esta realidad es el aumento en las facturas de los ciudadanos honrados que no recurren a esta práctica ilegal, pues las pérdidas de la AEE relacionadas al hurto de energía se pasan a los abonados, indicó Parés Otero.

El informe añade que los datos provistos por la AEE reflejan que surgen mensualmente entre 700 a 3,300 casos nuevos de hurto de energía y adjudica el que, a pesar de la gran cantidad de casos y de la enorme pérdida económica, la AEE no mantiene caso activo en los tribunales contra los causantes de hurto.

El documento indica que, según la información provista por la AEE, para el Año Fiscal 2015 se calcularon en un 6.35% las pérdidas relacionadas al hurto de energía. Además, señala que los datos de la AEE reflejan que del total de pérdidas por hurto de energía eléctrica para el Año Fiscal 2015 y 2016 solo se  recobró  $18.1 millones y $19.2 millones, respectivamente.  

 A su vez, revela que la AEE recibe mensualmente alrededor de 400 confidencias con información sobre posibles irregularidades en el consumo de energía eléctrica y de estas, alrededor de 150 ofrecen información certera.

«En nuestro ordenamiento jurídico, la responsabilidad de investigar el hurto de energía recae en primera instancia sobre la División de Irregularidades en Consumo de Energía Eléctrica (ICEE) de la AEE», señaló.

«Esta oficina tiene como objetivo principal la mitigación de las pérdidas no-técnicas que se dejan de facturar por irregularidades y recobrar los casos ya procesados. Una vez, se identifica una irregularidad relacionada al hurto de energía, la misma puede ser procesada en dos esferas: administrativa y criminal», sostiene el documento.

 Parés Otero dijo que en el ámbito criminal, los procesos comienzan con la presentación de una querella por parte de la AEE ante el Departamento de Justicia. Cuando se hace el referido, Justicia, en su discreción, determina si procede la radicación de cargos criminales en representación del Pueblo de Puerto Rico.

Estos cargos se presentan por violación al Artículo 185 del Código Penal que impone una pena de reclusión por un término fijo de tres años. Si la persona convicta es una corporación, será sancionada con pena de multa de hasta $10,000.

RC 64