Inicio Gobierno Economía Quiebra de Borden: mal augurio para industria local de leche

Quiebra de Borden: mal augurio para industria local de leche

12
0

Por Miguel Díaz Román

redaccion@esnoticiapr.com

 

La empresa elaboradora Borden ha presentado hoy una solictud de protección por bancarrota en el Tribunal Federal de Quiebras de Delaware, debido principalmente al bajo consumo de la leche fresca y de otros productos lácteos, lo que representa un mal augurio para la industria lechera local que padece problemas similares.

Publicidad

Borden presentó su solicitud en el capítulo 11 de reestructuración de la ley federal de Quiebras, como parte de un plan para reducir su deuda actual de $500 millones.

Dean Foods, el mayor productor de leche de los Estados Unidos, se declaró en quiebra en noviembre del 2019.

Ambas lecherías , que tienen su sede en Dallas, Texas, han enfrentado la fuerte competencia de la “leches” elaboradas con soya y con almendras, las cuales han recibido el apoyo de los consumidores procovando fuertes pérdidas a los productores tradicionales de leche.

La industria lechera local enfrenta una situación similar debido a la baja en el consumo de leche fresca, lo que genera grandes cantidades de leche excedente que termina decomisada. 

El secretario de Agricultura, Carlos Flores Ortega, ha insistido en que los ganaderos deben reducir la producción y ajustarla al consumo promedio del país.

Flores Ortega también estableció una fórmula de pago a los ganaderos por leche producida, la cual determinada un precio por litro de acuerdo al tipo de producto que elaborarían las plantas procesadoras.

Ambas sugerencias han sido repudiadas por el sector de la leche de la Asociación de Agricultores. La controversia culminó en el escritorio de la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

Según Manuel Martínez Arbona, presidente del sector de leche de la AA, la gobernadora determinó que Flores Ortega no intervendrá más en las determinaciones sobre los pagos a los ganaderos por la producción de leche.

A pesar de la baja en el consumo de leche fresca, un fenómeno que se ha registrado en Puerto Rico desde dos décadas , la industria lechera no ha logrado establecer una estrategia para lidiar con la situación.

Las medidas tomadas por Indulac, la empresa que pertenece a los ganaderos, junto con las plantas elaboradoras, se han limitado a cambiar lo envases de leche fresca, introducir leche fresca con sabores de frutas, modificar precios y añadir algunos productos como queso y mantequilla.

A pesar de esas medidas la baja en el consumo de leche fresca ha continuado especialmente por la introducción en el mercado de sustitutos a la leche fresca y por la preferencia cada vez mayor de la leche de vida extensa o leche UHT.

El mercado local de leche UHT es dominado por las marcas locales pero existe una fuerte competencia de parte de la leche UHT importada.

Tan reciente como el pasado año Indulac anunció una inversión de $10 millones en equipo y tecnología en su planta de Hato Rey para, alegadamente, introducir nuevos productos y tamaños de envases.