Deteriora la calidad de vida de los guaniqueños tras fuego en planta trituradora

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

GUÁNICA – Las secuelas del fuego que consumió miles de neumáticos, muchos triturados, en una empresa a la entrada de este municipio, inquieta a los pobladores de este pequeño pueblo costero.

Una fila de humo salía de entre los neumáticos la mañana del jueves. El olor a goma quemada aún se percibía a una semana del voraz incendio. La preocupación de los guaniqueños era la contaminación ambiental que dejó la quema de goma. El pueblo teme que se olviden de la situación y no la corrijan.

El sacerdote del pueblo, Seguismundo Cintrón Ortiz, acudió a las redes sociales a denunciar varios efectos del siniestro que viven los feligreses, entre ellos, personas afectadas de salud por el fuerte olor a humo. «Decidí poner por escrito el aspecto social que nos atañe. Hay una inquietud en el pueblo, y la manifesté», indicó el religioso.

La escuela que está a pasos del almacén lleva una semana sin dar clases. Los padres señalaron que moverán a sus hijos a otro plantel a la espera de que la calidad de aire mejore.

Un empleado de un local de comida rápida, cercano a las ruinas del almacén de neumáticos,  indicó que varios compañeros se ausentaron porque estaban enfermos debido a la contaminación. 

“Tenemos que trabajar encerrado. No tenemos calidad de vida”, denunció Humberto Molina Pérez, empleado del Protective Appareal & Uniforms, local contiguo al almacén que se quemó.

Molina Pérez señaló la gran cantidad de empleados ausentes porque su salud deterioró tras el fuego.  “La compañía está consciente y nos dijo que con tener síntomas era suficiente (para ausentarse), que no nos iba a penalizar», indicó.

Entre los síntomas de los empleados que se han ausentado se encuentran: dolor de garganta, irritación en la nariz, los ojos, mareo y nauseas.

El empleado explicó que a primeras horas del día el olor es menor, pero según van transcurriendo las horas, sale mayor cantidad de humo de las gomas trituradas.

Nos preocupa que los días siguen pasando y no estamos viendo acción. Ni gubernamental ni municipal. Ninguna de las dos… aquí apagaron el fuego y se olvidaron».

Humberto Molina Pérez

«Estamos esperando que entre el Gobierno y, con equipo pesado, muevan todo eso de ahí, porque eso a la vez que el sol calienta vuelve y se prende. Todos los días está prendido», describió.

El alcalde de Guánica, Santos Seda, enumeró las gestiones que ha realizado en el gobierno para que atiendan la situación. Incluso, explicó que el sábado pasado visitó la Fortaleza y la Secretaria de la Gobernación, Zoé Laboy, quedó en viajar a Guánica para conocer de primera mano lo que ocurre. Hasta el mediodía del jueves no había ido.  

«Los guaniqueños tienen toda la razón. Se han afectado nuestras vías respiratorias, la actividad económica, estamos viendo que hay comercios que han tenido que estar cerrando. La escuela hace una semana que no ha podido tener sus clases, y esto es algo que nos afecta a todos. Hay una responsabilidad que adjudicar», expresó el Alcalde. 

El ejecutivo municipal habló de su preocupación con el futuro de esos miles de neumáticos y gomas trituradas. Dijo que no fue el municipio el que dio permisos para esa operación. Explicó que la autorización para la ubicación de una planta trituradora de neumático a la entrada de Guánica la otorgó el Gobierno central. El almacén es propiedad de la Compañía de Comercio y Exportación y está alquilado a la empresa Eco Green.

Esa es la queja denunciada por muchos alcaldes que alegan que los desarrolladores van al Gobierno central a realizar las gestiones y solicitar exoneraciones y cuando el alcalde se entera es porque le piden un visto bueno para establecerse y si no se lo conceden los acusan de impedir la creación de empleos.

Indicó que en septiembre pasado acudió a la Junta de Calidad Ambiental a radicar una querella contra esta empresa para que «tomaran acción» con los neumáticos y la respuesta de la agencia fue que la empresa estaba cumpliendo con la fumigación y que posteriormente estarían triturando los neumáticos.

Seda informó que la empresa alegó al municipio que la inversión en maquinaria en esa planta fue de $9 millones. Esta es la misma empresa en la que hubo un fuego de grandes proporciones. Eso fue el pasado mes de abril, en Juncos.  Se desconoce qué causó el fuego en Guánica. La empresa no contestó la petición de una entrevista.

Mientras, Miguel Sánchez Torres, dueño de un carro de Hot Dogs que estaciona frente a la plaza pública, indicó que un 25% de sus ventas se afectaron porque los estudiantes no tuvieron clases.

Destacó que “la pestecita a goma quemá hace daño a la salud” y que vecinos de Guánica han tenido que ir al médico a recibir asistencia debido a problemas que asocian a la contaminación ambiental a causa del incendio.  

 

Alcalde de Guánica, Santos Seda. Foto: Tony Zayas

 

La carretera estatal aledaña está cerrada desde el incendio. Foto: Tony Zayas

 

En los terrenos de la empresa hay una enorme montaña de neumáticos. Foto: Tony Zayas

 

El incendio ocurrió el pasado 14 de noviembre. Foto: Tony Zayas